Revilla de Santullán

Revilla de Santullán

jueves, 8 de mayo de 2014

LA PILA BAUTISMAL DE CILLAMAYOR REGRESA A SU EMPLAZAMIENTO ORIGINAL TRAS MÁS DE 50 AÑOS EN UNA COLECCIÓN PRIVADA

© Fundación Santa María la Real. Foto: C. Molinos
FOTOImagen del acto de presentación de la pila bautismal celebrado ayer en Cillamayor.
Imagen del acto de presentación de la pila bautismal en Cillamayor.

Tras más de cincuenta años, la pila bautismal románica de la iglesia de Santa María la Real en la pequeña localidad palentina de Cillamayor ha regresado a su ubicación original. Durante este tiempo la pieza había formado parte de una colección privada. 
El regreso de esta valiosa pila medieval ha sido posible gracias a un acuerdo múltiple, ejemplo de la concertación interinstitucional y de colaboración público-privada, que está tratando de potenciar la Junta de Castilla y León. Así, un primer acuerdo entre las Consejerías de Cultura y Turismo y la de Hacienda, sirvió para utilizar la figura legal prevista en la Ley de Patrimonio, de la “dación en especie”, para hacer frente de este modo a un deber tributario. Por otro lado, se alcanzó un acuerdo con los particulares afectados -que poseían actualmente la pila- y  con la diócesis de Palencia, que acepta el depósito de la pieza en su templo original, aunque a partir de ahora será de titularidad pública y pertenecerá al Museo Provincial de Palencia.
Así, los directores generales de Hacienda y Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, han visitado la iglesia de Cillamayor para ver la pieza in situ y han manifestado que el regreso de esta pila a su ubicación original se enmarca también dentro del Programa de Recuperación del Patrimonio Cultural de Castilla y León, que se ha materializado a través de diversas acciones emprendidas por la Junta de Castilla y León, siendo la más reciente la adquisición de la tabla “El Banquete” del Maestro de Palanquinos para el Museo de León.

Descripción de la pila
La pila bautismal que ya puede verse en la iglesia de Cillamayor es del siglo XII, de forma troncocónica, con gallones en el interior. Presenta una decoración formada por un entrelazo a modo de laberinto. Junto a él aparece la figura de un personaje ataviado con camisa y faldellín, que porta un objeto alargado en sus manos. Bien pudiera tratarse, según los expertos, de la representación del autor Pedro de Cilla, cuyo nombre conocemos por una inscripción grabada en el extremo del entrelazo en la que puede leerse “PEDRO DE CILLA ME FIZO”. Dicha inscripción hace de esta pieza un elemento singular, puesto que es una de las pocas pilas bautismales grabadas y firmadas por el autor, que se conservan actualmente.
La recuperación de esta valiosa pieza, se enmarca dentro de los objetivos del Plan Románico Norte, emprendido por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León y constituye el cierre ideal para la intervención integral que se ha realizado en la iglesia de Santa María la Real de Cillamayor, reubicando la pila en su contexto y lugar original.

¡ENHORABUENA AL PUEBLO DE CILLAMAYOR POR HABER RECUPERADO ESTA VALIOSA JOYA!

1 comentario:

  1. Muchas gracias, de parte de una jamaruca residente en Palencia. Yo nací hace 50 años en Cillamayor y ya no me pudieron bautizar en esa pila bautismal a diferencia de mis hermanos mayores que si que fueron bautizados en ella. Nunca perdimos la esperanza de que regresara a su lugar de origen de donde nunca debió salir.
    Mi admiración a la asociación cultural "Peña Ruz" por la gran labor de conservación y difusión de nuestro vecino pueblo Revilla de Santullán. Marisol Olea

    ResponderEliminar